¿Puedo denunciar a la policia?

 

La mala conducta policial no es un término nuevo en nuestras sociedades. Muchas personas han sido víctimas de la brutalidad policial y el uso excesivo de la fuerza. Cuando esto sucede, es fácil sentir que tiene las manos atadas debido al poder que tiene la policía.

No hay duda de que la policía tiene un trabajo estresante.  Mantener la ley y el orden es complicado. Sin embargo, también se les exige que sirvan como modelos a seguir mediante el uso de medios no violentos para resolver delitos y aprehender a los delincuentes. Lo que la mayoría de la gente no sabe es que si ha resultado lesionado en un altercado con la policía, un abogado puede ayudar haciéndolos responsables.

 

¿Qué entendemos como mala conducta policial?

No todos los actos de violencia de la policía equivalen a mala conducta. Algunas acciones pueden parecer inaceptables pero, después de todo, no son ilegales. También está la cuestión de la inmunidad calificada para la policía y otros empleados gubernamentales.

La inmunidad calificada protege a los oficiales de la responsabilidad por acciones lesivas que se tomaron dentro de una capacidad oficial. Es decir, la policía ya ha sido absuelta de algunos actos violentos, resulten o no heridos, siempre que sean discrecionales. Esta es principalmente la razón por la que tales demandas tardan mucho en finalizar y pueden volverse complejas rápidamente.

Una de las cuestiones principales que un abogado considerará es si el oficial estaba actuando bajo la apariencia de la ley. ¿Estaba la policía tratando de hacer cumplir una ley? ¿Intentaron identificarse como la policía? ¿Estaban de servicio o vestían uniforme?

Si toda la evidencia muestra que el oficial estaba cumpliendo con sus deberes oficiales bajo el color de la ley, un abogado puede seguir adelante e iniciar la demanda.

Algunas de las formas más comunes de mala conducta policial incluyen las siguientes:

  • Falsos arrestos y enjuiciamiento
  • Usar fuerza excesiva
  • Agresión sexual
  • Perfiles raciales
  • Registros indebidos, degradantes e innecesarios, entre otros.

Investigaciones policiales internas

Después de un incidente de mala conducta policial, la agencia involucrada a menudo realiza una investigación interna. En la mayoría de los casos, las investigaciones encuentran a los oficiales libres o no culpables de la mala conducta. Esto se debe a que es posible que sus investigaciones no sean lo suficientemente exhaustivas, como no hablar con expertos médicos y forenses clave.

Sin embargo, una investigación policial no es vinculante en un tribunal civil. Esto significa que los resultados de una investigación policial interna no deben disuadir de seguir adelante con una demanda.

Responsabilización

Cuando son heridos por otras personas, llamamos a la policía. Pero, ¿y si es la policía quien te ha herido? ¿A quién demanda o busca compensación?

¿Cómo puedo responsabilizar a la policía en un acto poco lícito?

La acción número uno a tomar después de estar involucrado en una mala conducta policial es llamar a un abogado. Su abogado comenzará probando negligencia y mala conducta por parte del oficial individual.

A veces, el problema se desarrolla en una cadena de mando, donde incluso las personas con una autoridad más alta que el oficial estaban al tanto de la mala conducta. En este caso, su abogado busca pruebas para demandar a un departamento o agencia.

¿Hay opciones reales de ganar?

Si hay lesiones causadas por un oficial que actuaba bajo la apariencia de la ley, es posible iniciar una demanda. Es importante señalar que estos casos son civiles y, por lo tanto, no prueban ningún delito penal por parte del oficial. La víctima recibe daños compensatorios por las pérdidas sufridas por el incidente. Tales demandas también proporcionan una base para reformas policiales generales.

Conclusión

Sí alguna vez te ves envuelto en un problema que tenga que ver con fuerzas de la ley y no lo veas claro, calmate. Actúa de forma cívica y acude rápidamente a un abogado.
¡Esperamos que nunca debas recurrir a este texto!